El origen de Darwin: onomástico naturalista


Por: Eduardo Yalán


200 años han pasado dejando atrás tanto disgusto, tanta conspiración, tanta mística, tanto malos entendidos, tantas preguntas sin contestar, tanto anacronismo redúndate. Precisamente han pasado 200 años desde que el mejor observador de la historia mundial haya nacido, me refiero a Charles Darwin aquel señor navegante de la conspiración más grande contra los cánones culturales. Me urge hablar de este científico con una gran admiración pero a la vez desilusión, necesarias en todo caso para revelarnos al verdadero Charles: un hombre con ideales, que enfrentó a ciertos miedos y que no pudo enfrentar a otros muchos. Darwin se merece un trono dentro de los grandes pensadores de la mal interpretación y del abuso de sus teorías así como un gran trono dentro de los criminales de la sociedad elitista/moral que quizá aun por ignorancia se conserva. Darwin nació un 12 de Febrero de 1809 y hasta Google le ha reconocido sus investigaciones en un “logo del día”. El padre de la evolución quizá se merezca mucho más que documentales someros en Animal Planet o un artículo de menos de media hoja en un blog de pseudo - filosofía y literatura, quizá se merezca un trato adecuado frente a sus ideas, unas mentes abiertas que demuestren su aceptación final. Acuérdense que en Estados Unidos, hoy por hoy, las teorías de la evolución están prohibidas por fanáticos creacionistas, ya que aun no dejan de sentir miedo y terror anti nazi frente a la “selección natural”, eje central de las teorías naturalistas de Darwin.

Recuerdo que cuando leí a Darwin en “Diario de un naturalista” me sedujo irresistiblemente la imagen de un joven que describía con una precisión semejante a aquel búho de Atenea, leyendo a este joven observador a bordo del Beagle, (semejante a aquel Arthur Gordon Pym de Poe) sintiendo cada descripción acerca de cada animal en esas queridas islas Galápagos. Si me piden descifrar el éxito de Darwin puedo decir sin error que fue su observación empírica la gran gestora de lo que saboreamos hoy en día, leer a Darwin es leer a una necesidad por pulir la verdad de ciertos hechos de la realidad, es palpar a un verdadero observador en busca de de su tesoro. Pero ¿Si esto es así, entonces porque tanta incertidumbre acerca del naturalista ingles?

Las teorías de Darwin fueron revolucionarias y fueron desde el principio enemigas del creacionismo religioso que asegura que Dios no permitiría la evolución de las especies. Lo que me desagrada completamente de Darwin fue su timidez referente a la publicación de su libro, escondido por él durante 20 años de timidez e inseguridad, de temor al castigo cristiano. Aparte de este temor, me desagrada su moralidad latente en cada palabra escrita, no permitía que las conclusiones biológicas se desplayen a campos extra naturalistas, como el de la filosofía o reflexión social.

Actualmente la teoría de la evolución es muy mal tomada por los cristianos creacionistas pero también es mal vista por algunos ateos conocedores de las leyes de la termodinámica (específicamente de la segunda ley que afirma que la materia y la energía se disminuyen y decrecen de forma degenerativa, lo cual esta en contradicción con la teoría de la evolución) algo muy comino ¿no? Pero el hecho no tan cómico es que en Estados Unidos existe todo un debate acerca de esto: la estúpida discusión acerca de si verdaderamente existen pruebas de la evolución y si verdaderamente existen pruebas de la creación, (hago recordar que el 75% de los norteamericanos son cristianos y el 10% son ateos) evidentemente discutir con un cristiano es “en sí” y “para sí” estúpido. Pero Darwin nos enseño a observar y a no ser tontos, al menos su teoría es mas sensata que la moralina cristiana de EEUU, el “Origen de las Especies” y el origen del hombre están en debate, ¡pero Somos observadores sensatos! ¿No es así? Por tanto, ¿Que se merece Darwin más que mayor observación y admiración. Feliz 200 años Charles, te seguimos recordando con odio, desprecio y tierna admiración. Y bueno para reírnos un rato, escuchemos pulular a un esbirro del creacionismo fundamentalista diciendo: -"Yo no soy de la evolución"- efectivamente este sujeto no es de la evolucion:

1 puntos de vista:

Eduardo . Pedro dijo...

Me robaste las palabras de la boca, yo pretendía hacer un escrito sobre Darwin, pero me ganaste. Una derrota justa pero lo justifica un buen post. Solo me permito poner algunos apuntes que tomó en su visita a Lima, justo en ese barco (Beagle) que mencionas y busco compartir: "espesa capa de nubes cubre siempre las tierras (...) elevándose unas detrás de otras a través de las nubes, presentan hermosísimos espactáculos". Su primera impresión fue buena; sin embargo, "ningun Estado de Sudamerica ha sido castigado por la anarquía como el Perú desde la declaración de su independencia": se referia al caudillismo. Luego, "no estan pavimentadas las calles, y por todas partes se ven en ellas inmundicias, arrojadas de las casas, con ganillazos negros". En todo se refiere al Callao, y al parecer, nunca tuvo deseos de tomar contactos con la gente, ya que no hay apuntes sobre eso. Datos curiosos, o pequeños detalles que son interesantes saber...

Tambien, les recomiendo: Una breve historia sobre el Beagle
http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/suicidas-hms-beagle/20090215/246305

Saludos,
Pedro